Seleccionar página

Vivir en pandemia ha supuesto cambiar muchas cosas y hábitos.

Nunca antes nos hubiéramos imaginado que nuestra actividad de mayor riesgo no sería la escalada, sino el visitar a nuestros mayores.

Tampoco se nos hubiera ocurrido que la principal dificultad para ver a los amigos o la familia, no serían los horarios de trabajo y otros compromisos, sino la ubicación de los barrios y las áreas de salud.

Han cambiado tantas cosas a lo largo de este tiempo, pero aunque parezca increíble hay algo que apenas ha cambiado viviendo en pandemia y es nuestra forma de viajar.

Poner las alforjas y subirnos a la bici a vivir experiencias, sigue siendo posible. Lejos de quejarnos por todo lo que no podemos hacer y sentirnos víctimas de las decisiones de otros (independientemente de que sean más o menos acertadas), nos adaptamos y le damos acción a lo que sí podemos hacer.

Antes de crear el track definitivo, nos gusta verlo sobre el mapa: el viaje inmóvil.

Sin poner un pie una rueda fuera de la Comunidad de Madrid, realizamos esta ruta por algunas de las zonas más significativas, la Sierra Norte. Donde principalmente ciclamos, el curso del rio Lozoya, la sierra del Rincón y el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y su área de especial protección.

El kilómetro cero de este viaje comienza en el pueblo de Garganta de los Montes desde donde partimos por sus cañadas hacia Buitrago de Lozoya bordeando su embalse por los pinares hasta llegar a Manjirón y seguir hacia la Presa del Villar.

Saliendo de Garganta de lo Montes.

Embalse de Puente Viejas y al fondo Pico de la Cabra.

A partir de aquí comenzaremos una continua subida, atravesando Robledillo de la Jara donde no se acaba la cuesta, sino que continúa entre pinos por el Camino de los Lonchares a las faldas del Picazo (1.392m)

Llevamos más de 15 km de continua subida que pone a prueba nuestras fuerzas. Más aún cuando algún tramo de la pista se vuelve pedregoso y con rampas más fuertes. Todo eso sumado, a que en los últimos kilómetros nos encontramos con la pista “labrada” debido a trabajos forestales y nos hizo aún más duro llegar hasta la cima de La Tiesa (1.675m).

Collado de la Tiesa, al fondo pico de la Cabra.

Por fin llegaba la hora de la bajada. Lo mejor de todo es que apenas pisamos el asfalto, nos desviamos por una pista difusa que se convertiría en un sendero a través de un robledal que en esta época del año tiene su mayor apogeo de contraste de colores.

Pasado Montejo de la Sierra, nos dirigimos hacia Horcajuelo de la Sierra y ahí comenzamos la que sería la otra subida dura de toda la ruta por el Camino de las Pinillas y que nos llevaría al Puerto de Somosierra.

Tras sobrepasar Somosierra se nos dibujó la sonrisa en la cara, se acabaron los puertos y las rampas pedregosas que te hacen bajar de la bici a empujar. Por fin habíamos alcanzado la Horizontal de la Sierra de Guadarrama. La Horizontal, además de llevar un nombre muy apropiado, es uno de los clásicos del ciclismo en la zona centro y sus más de 50 kilómetros discurren casi en llano.

Para mi esta zona es de extraordinaria belleza a la que también se suma su aislamiento. Tras sobrepasar el Puerto de la Linera, se empieza a notar que la pista baja suavemente hasta empezar el descenso fuerte en El Ventoso, tirando bien de frenos.

La larga bajada nos deja en el pueblo de Lozoya y a partir de ahí sólo nos queda bordear el embalse por el Camino Natural del Valle de Lozoya hasta completar nuestro recorrido circular en Garganta de los Montes.

Finalizada la ruta no podemos sentirnos más contentos de poder seguir adelante con la vida que hemos elegido, por no estar proyectados continuamente en lo que puede pasar o en el futuro incierto, ni por quedarnos anclados en cómo era nuestra vida antes de la pandemia.

Si algo aprendimos hace tiempo es a no perdernos lo divertido de la vida, para lo que no hay ningún secreto más que hacerle sitio a lo que de verdad es importante.

Todas las limitaciones que nos imponen desde fuera, son una oportunidad para nosotros para seguir explorando la belleza abundante de nuestros entornos más cercanos.